Avalancha de peticiones para visitar el Congreso en sus días de puertas abiertas

El Congreso de los Diputados ha recibido una avalancha de peticiones de ciudadanos que quieren visitar la Cámara Baja los próximos días de puertas abiertas, 3 y 4 de diciembre, toda vez que la emblemática puerta de bronce de los Leones se vuelve abrir tras la pandemia.

Según los datos de la página web del Congreso donde se puede realizar la reserva de visitas guiadas, las plazas para el próximo sábado ya se encuentran agotadas y prácticamente se cubrieron el mismo lunes que salieron a disposición de los ciudadanos.

No obstante, para la visita del viernes todavía quedan unas 200 entradas libres aunque es previsible que se agoten en las próximas horas.

Este año el Congreso ha retomado las jornadas de puertas abiertas que se organizan por el Día de la Constitución desde 1997 y que no se pudieron celebrar el año pasado por la pandemia pero mantiene medidas sanitarias anticovid tales como el control de aforo, la distancia social, y el uso imprescindible de mascarilla.

En total el aforo máximo cada día es de 3.800 personas -no se contabilizarán los menores de 14 años- y está previsto que entre las 9.30 y las 19.00 empiecen a entrar por la calle Zorrilla unas 50 personas cada 15 minutos.

El recorrido se adaptará para garantizar las medidas de prevención sanitarias y durará aproximadamente media hora. En esta ocasión los ciudadanos no degustarán el tradicional chocolate de bienvenida que les ofrecía la Cámara Baja para evitar aglomeraciones.

La visita se inicia por la calle Zorrilla y atraviesa el Patio de Floridablanca para volver a salir a la Carrera de San Jerónimo y poder subir por la escalinata de los leones hasta la puerta principal del Palacio.

Tradicionalmente la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y algunos miembros de la Mesa del Congreso reciben a los primeros visitantes cuando se abre la gran puerta de bronce.

Atravesarán el vestíbulo de Isabel II, donde se encuentra un ejemplar de la Constitución de 1812 elaborada en las Cortes de Cádiz.

A continuación, el itinerario se dirigirá al Salón de Conferencias (también conocido como Salón de los Pasos Perdidos). En esta sala destaca la bóveda con cuatro alegorías, obra de Vicente Camarón, y los medallones que representan a los políticos más relevantes del siglo XIX, y es donde se llevan a cabo las visitas institucionales y donde se celebran las recepciones oficiales.

La visita incluye el acceso al hemiciclo, lugar donde se llevan a cabo las sesiones del Pleno del Congreso, ya sean ordinarias, extraordinarias o solemnes.

Los ciudadanos podrán acceder a la primera planta del Palacio para entrar en la Sala Mariana Pineda, presidida por el cuadro Mariana Pineda en Capilla, obra de Vera Calvo. Y a continuación recorrerán la Galería de Retratos de Presidentes del Congreso, espacio que este año dará por concluida la visita a la Cámara Baja.

Por otra parte, de forma paralela, el Congreso ha puesto en marcha la posibilidad de hacer una visita virtual en la página web, acompañada de información de los diferentes espacios a través de una visita guiada que incluye realidad aumentada.

Sobre el autor de esta publicación