Los efectos de la Ley del 'solo sí es sí'

Carmen Calvo insta a buscar una solución "rápida" para la ley del 'solo sí es sí'

La exvicepresidenta niega que el problema radique, como apunta la ministra de Igualdad y Unidas Podemos, en el machismo de jueces y fiscales

Irene Montero y Carmen Calvo

EFEIrene Montero y Carmen Calvo

La exvicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo ha defendido que se busque una solución "rápida" para la ley del 'solo sí es sí' a raíz de la rebaja de penas a condenados por agresiones sexuales, y ha negado que el problema radique, como ha apuntado la ministra de Igualdad Irene Montero y Unidas Podemos, en el machismo de los jueces y fiscales.

"Es un problema verdaderamente preocupante y la política consiste en buscar soluciones lo más rápidamente posible que convengan para impedir que cuaje la idea de que se van a rebajar penas", ha apuntado Calvo en declaraciones a los medios a su llegado a la sede socialista de Córdoba.

A su juicio, y tras estudiar algunas sentencias que se han producido a lo largo de estos días que han culminado rebajando las penas a algunos condenados, Calvo ha incidido en que el problema no está en el machismo de los magistrados. "El problema no está ahí. Está en que hay que tomar soluciones para arreglar eso (...) cuando estamos viendo cundir la alarma en tantas mujeres está en encontrar soluciones", ha reclamado la también presidenta de la Comisión de Igualdad en el Congreso.

Los reproches a la ministra de Igualdad han llegado desde muchos más flancos. Presidentes autonómicos del PSOE como Emiliano García-Page, Javier Lambán, Ximo Puig o Adrián Barbón han cuestionado tanto la redacción de la ley como el trato a los jueces y compañeros de gabinete como Miquel Iceta le han recordado que los miembros del Ejecutivo deben "ser muy escrupulosos" en el respeto al poder judicial.

Aunque desde el Gobierno le ha llegado un respaldo indirecto a través de su portavoz, Isabel Rodríguez, quien ha recordado a los jueces que deben interpretar las normas "conforme a su espíritu", es decir aumentar la protección de las mujeres ante las agresiones sexuales. También Pedro Sánchez mostró su apoyo a la norma desde Bali, donde acudió a la cumbre del G-20, y señaló que ahora es el turno de los tribunales para que unifiquen doctrina.

Pese a la petición de prudencia del Ejecutivo, sus aliados parlamentarios ven que es necesario retocar la ley para evitar "fisuras", como han manifestado ERC, PNV, EH Bildu e incluso JxCAT.

Y se mantiene el silencio de la vicepresidenta, Yolanda Díaz, y del ministro Alberto Garzón, en tanto que el vicepresidente balear Juan Pedro Yllanes, juez y miembro de Podemos, ha salido en defensa de la judicatura ante las acusaciones de machismo.

Además, tres de las cuatro asociaciones de jueces han exigido este jueves la dimisión de la ministra de Igualdad, petición a que se suma el PP y Vox.