Bolaños confirma que Sánchez y Aragonès se reunirán "tan pronto como sus agendas lo permitan"

El ministro de la Presidencia y Vilagrà han quedado en "trabajar en un acuerdo que debe ser el marco para abordar el dialogo de los próximos años"

Bolaños confirma que Sánchez y Aragonès se reunirán "tan pronto como sus agendas lo permitan"

EFEBolaños

Bolaños confirma que Sánchez y Aragonès se reunirán "tan pronto como sus agendas lo permitan"El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonès, se reunirán "tan pronto como las agendas lo permitan", según ha asegurado el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, tras mantener un encuentro en Moncloa con la consellera catalana de la Presidencia, Laura Vilagrà. Bolaños ha afirmado en rueda de prensa que ambos gobiernos han refirmado su voluntad de mantener ese encuentro, que no será en los próximos días dado que la agenda del presidente del Gobierno es "muy complicada".

En la reunión de este miércoles, que el ministro de la Presidencia ha calificado de "cordial, sincera y constructiva", Bolaños y Vilagrà han quedado en "trabajar en un acuerdo que debe ser el marco para abordar el dialogo de los próximos años" y que tendrá como uno de sus principios el "pleno respeto a todos los planteamientos, aunque están muy distantes entre sí".

Ese acuerdo marco,  que recogerá los principios y la metodología de la mesa de diálogo, "lo vamos a trabajar en los próximos días y semanas y a partir de ahí veremos las fechas", ha señalado Bolaños, que ha preferido no comprometer ninguna fecha para el encuentro entre Sánchez y Aragonès.

Al ser cuestionado sobre si establecer unas pautas para el funcionamiento de la mesa supone una vuelta al inicio, dado que esta ya se ha reunido en dos ocasiones --una con Quim Torra como presidente de la Generalitat y la última ya con Aragonès--, el ministro se ha limitado a afirmar que tan importante como el contenido de las reuniones es la metodología con la que se llevan a cabo.

Sobre la próxima reunión entre Sánchez y Aragonès, Bolaños ha indicado que se producirá tan pronto como las agendas de ambos lo permitan y ha recordado que la del presidente del Gobierno es muy intensa en las próximas semanas. Sin embargo, Laura Vilagrá ha concretado que espera que esta se produzca en el mes de julio, antes de que acabe el curso político.

Por otro lado, Bolaños también ha admitido que en el encuentro con la consejera catalana se ha puesto de manifiesto las discrepancias entre ambas administraciones respecto al espionaje a independentistas con el programa 'Pegasus'.

Bolaños no lo ha mencionado expresamente y se ha referido al asunto como "las informaciones aparecidas en The New Yorker" y a relatado que ha explicado a Vilagrà todas las acciones que ha adoptado el Gobierno: el control interno del CNI, la información que le han facilitado al defensor del Pueblo y "otras medidas" en la línea de esclarecer los hechos.

Sin embargo, ha reconocido que para su interlocutora "no ha sido suficiente" y por tanto existen "discrepancias" entre los gobiernos, a pesar de que considera "bastante contundentes" las actuaciones que han llevado a cabo. Así, ha indicado que esa parte se ha quedado en una explicación mutua de cuáles son las posiciones y donde persisten las diferencias.

El ministro ha calificado la reunión como "cordial, sincera y constructiva" y ha manifestado que con este encuentro retoman las relaciones políticas e institucionales entre ambos Gobiernos que se habían visto "afectadas" por informaciones recientes. "Retomamos el horizonte de diálogo que siempre hemos defendido y reivindicado", ha señalado.

Las 'condiciones' de la Generalitat

Por su parte, la Generalitat ha marcado este varias condiciones al Gobierno, entre ellas avanzar en la "agenda antirrepresiva" y de "desjudicialización", para poder restablecer una "confianza mínima" y retomar las negociaciones entre ambos ejecutivos, cuya relación dista de estar por ahora "descongelada". Así lo ha afirmado Vilagrà, en una rueda de prensa en la delegación de la Generalitat de Cataluña en Madrid, tras la reunión de dos horas con Bolaños.

Un encuentro que ha tenía el objetivo, según la Generalitat, de "abordar la situación de bloqueo en las relaciones entre ambos gobiernos", como consecuencia de la crisis por el espionaje político con Pegasus, pero también la "acumulación" de otros hechos que han "deteriorado aún más la confianza", como la baja cifra de inversiones del Estado en Cataluña el año pasado, un 35 % de lo presupuestado.

Aunque ha dejado claro que "no hay motivos para hablar de descongelación o normalización" de las relaciones, el Ejecutivo de Pere Aragonès es consciente de que "los problemas no se solucionan solos" y que es necesario sentarse a hablar. "Hemos retomado las conversaciones para trabajar para establecer garantías y condiciones nuevas que generen confianza mínima para restablecer las relaciones institucionales y el proceso de negociación", ha afirmado Vilagrà.

Ante esa "desconfianza creciente y pérdida absoluta de credibilidad en el Gobierno", la consellera ha instado a generar un "acuerdo marco del proceso de negociación", que en todo caso "no parte de cero", ya que ha recordado que hace justo un año se aprobaron los indultos a los líderes independentistas encarcelados.

Pero aquello fue "un primer paso" al que le deben seguir "muchos más", ha dicho Vilagrà, que ha explicado que en la reunión de hoy ambos gobiernos han acordado "trabajar en esas garantías", además de celebrar un encuentro entre los presidentes de Gobierno y Generalitat "antes de que acabe el ciclo político", es decir, "antes de las vacaciones de verano".

Vilagrà ha admitido que no se ha concretado fecha y que "se deben cuadrar agendas", pero se ha mostrado convencida de que la reunión se producirá. "No tengo dudas de que será así", ha aseverado.

Entre las condiciones para "restablecer esas relaciones institucionales", la Generalitat reclama al Gobierno iniciar "un proceso para abrir una agenda de desjudicialización del conflicto que debe concluir con una agenda antirrepresiva".

Como "hoja de ruta" para ello, Vilagrà propone como línea a segur el informe del diputado Boriss Cilevics sobre el proceso catalán en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), reclamando así aspectos concretos como la modificación del Código Penal en relación a los delitos de sedición y rebelión.

También la modificación legal en relación al Tribunal de Cuentas, la paralización de los procesos judiciales abiertos contra miembros del independentismo o poner fin a las euroórdenes contra dirigentes independentistas, así como "profundizar" en la negociación entre gobiernos e incluso crear grupos de trabajo paralelos.

"Nos parecería importante abordar estas cuestiones en próximos días y meses. Espero que buena parte de estas propuestas sean incluidas en estas garantías", ha apuntado. "El Gobierno debe decidir si está dispuesto a generar condiciones indispensables para que exista una negociación o no".

Y sobre si este encuentro desbloquea la mesa de negociación Estado-Generalitat, Vilagrà ha avisado de que ésta solo se reactivará cuando se asegure que vaya a tener "resultados". "Hasta que no haya estas garantías sobre la mesa y no establezcamos cuál es el nuevo marco de relaciones, no se va a producir", ha sentenciado.

Sobre el autor de esta publicación