La crisis de Ciudadanos

Bal ignora la advertencia de Arrimadas y replica que su candidatura busca la "unidad" de Cs

Reitera que la presidenta "debe dar un paso al lado" e insiste en que la formación naranja parece un partido "subalterno del PP"

Inés Arrimadas y Edmundo Bal, en el Congreso

EFEInés Arrimadas y Edmundo Bal, en el Congreso

El vicesecretario general y candidato a liderar Ciudadanos, Edmundo Bal no parece dar marcha atrás sobre su candidatura y todo apunta a que continuará adelante: "Arrimadas está de acuerdo con mi propuesta de unidad. Por eso presenté hace tres días una candidatura", ha dicho esperando que la líder naranja se sume a su proyecto.

A través de las redes sociales, Bal ha respondido a la advertencia que le ha dado este lunes Arrimadas, quien ha dicho que si su portavoz no retira su candidatura a liderar el partido, ella encabezará una lista alternativa para seguir dirigiendo la formación naranja, aunque ha insistido en que lo que quiere es una propuesta de unidad.

La misma propuesta de unidad a la que también hace referencia Bal cuando afirma que Arrimadas está de acuerdo con su propuesta: "Una candidatura de unidad que recoja lo que los afiliados han expresado en la refundación".

Por eso, asegura, se postuló para dirigir el partido de cara a la Asamblea extraordinaria de enero con un proyecto que "ayude a recuperar la ilusión" y del que desea que Arrimadas forme parte.

Con estos posicionamientos, no da la impresión de que Arrimadas y Bal puedan por el momento llegar a un consenso sobre el futuro liderazgo del partido, que se enfrenta a una situación de ruptura en vísperas del próximo ciclo electoral.

Horas antes, Edmundo Bal justificaba este lunes que con el anuncio de su candidatura a las primarias ha dado un "paso adelante" para que la formación 'naranja' sea de nuevo un "partido de centro" que pueda pactar a izquierda y derecha sin "avergonzarse", porque con el liderazgo de Inés Arrimadas --a su juicio-- "parece de derechas" y "subalterno del PP".

Dicho esto, Bal ha comunicado que todavía no se ha sentado a hablar con Arrimadas pero que su intención es hacerlo a lo largo de esta semana. "La voy a llamar para que nos veamos", ha avanzado.

En declaraciones a TVE, el por ahora único candidato a las primarias de Ciudadanos previstas para enero ha señalado que se presenta para que la formación sea "de centro de verdad y no un partido subalterno del PP", una imagen que, en su opinión, se ha transmitido con Arrimadas como presidenta.

"Ciudadanos parece un partido de derechas y yo quiero que este partido vuelva a parecer liberal en el sentido liberal europeo, capaz de pactar a los dos lados, con conservadores y socialdemócratas", ha asegurado el también portavoz adjunto, que ha puesto como ejemplo al FDP alemán, que está gobernando junto a los socialistas y los verdes.

Asume su culpa por la situación de Cs

Con todo, ha proclamado que no quiere un partido supeditado a lo que haga el PP, pero que sí tendrá "líneas rojas" en cuanto a los pactos con el Gobierno: "los separatistas y los herederos de ETA".

Bal ha dicho que le gustaría contar con el apoyo de "todos", incluida Arrimadas y Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid y coordinadora del equipo refundador. Y ha manifestado que no va a echarle la culpa "a nadie" de la situación del partido, porque él también tiene, ha admitido, responsabilidad en lo que ha pasado.

Según Bal, Ciudadanos no ha sabido "trasladar" a la ciudadanía que es un partido de "centro, liberal y progresista, o liberal y reformista", con independencia de qué calificativos se le pongan.

Ha reclamado que la formación 'naranja' no tiene que "avergonzarse" del trabajo que está haciendo para "mejorar constantemente las leyes del Gobierno", porque es su obligación, de ahí que votaran a favor de la reforma laboral o la eutanasia, ha recordado. "Otros solo votan que no a todo", ha añadido.

Arrimadas "debe dar un paso al lado"

Que el viernes anunciara su candidatura fue una especie de "revulsivo", ha explicado, para sacar a la formación de la "incertidumbre". Asimismo, ha defendido que su candidatura no fue una decisión precipitada, sino que se venía gestando desde un mes antes y que hasta entonces había expresado sus opiniones "dentro de los órganos del partido", donde dijo "claramente" que "no puede refundar" Ciudadanos "quien viene siendo la líder del partido".

"No es una cosa que se produce de un día para otro, lleva cuatro semanas gestándose", ha abundado Bal, para reiterar su petición de que Arrimadas "debe dar un paso al lado", si bien ha subrayado que la actual presidenta de Ciudadanos es un "valor político muy importante" que él quiere que siga en el partido, pero no como líder.

Bal ha señalado que es el momento de que los militantes "revaliden o renueven" el liderazgo del partido "sin tener que esperar" a que se produzca la candidatura a las elecciones generales, ya que como "pronto será en junio del año que viene" y antes están los comicios locales y autonómicos, que son un "proceso electoral clave".

Y sobre el nuevo modelo del partido, con una dirección orgánica y otra política, Bal ha indicado que él se sumó al "consenso" en la reunión de la Ejecutiva que aprobó la bicefalia, pero que discrepa de la propuesta de la "oficialidad". "Ya tenemos una secretaría general (orgánica) y una presidencia del partido (política)", ha dicho.