La guerra interna de Ciudadanos

Bal se retirará si hay una “tercera vía” de unidad, que no puede estar liderada por Arrimadas

Apuesta por que la solución sea una candidatura encabezada por una persona que sea capaz de volver a "ilusionar" al electorado

Bal se retirará si hay una “tercera vía” de unidad, que no puede estar liderada por Arrimadas

EFEEl portavoz parlamentario de Ciudadanos, Edmundo Bal

El vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal, no ve progresos con la presidenta, Inés Arrimadas, para pactar una candidatura de unidad de la que salga el futuro liderazgo del partido 'naranja', pero considera que la solución puede ser una tercera vía encabezada por una persona que sea capaz de volver a "ilusionar" al electorado.

En el entorno de Bal niegan que en la reunión que ambos mantuvieron el lunes en el Congreso se produjeran "avances" para conformar esta candidatura unitaria que aúne diferentes perfiles, también nuevos, de cara a la Asamblea Extraordinaria de mediados de enero y por la que Arrimadas ha apostado públicamente.

La presidenta sí ha avanzado que se presentará para liderar el partido si el también portavoz adjunto en el Congreso no se retira de la contienda, pero Bal cree que la solución es buscar otra persona. Y si es alguien solvente, que sea capaz de sacar a Ciudadanos del pozo y que ilusione, el propio vicesecretario general retiraría su candidatura, según las mismas fuentes, que también especifican que su idea siempre fue ofrecerse, pero no postularse.

Del mismo modo, niegan que Arrimadas haya trabajado por armar esta lista de unidad, tal y como ella afirmó el lunes. Insisten en que la candidatura no existe y en que se trata de un intento de estirar el chicle. El portavoz adjunto rechaza, en definitiva, que la unidad propugnada por Arrimadas sea la correcta y la suya la mala, cuentan las mismas fuentes.

Además, trasladan que Bal advirtió a Arrimadas de que no se podía presentar para revalidar su cargo al frente de Ciudadanos porque restaría credibilidad al proceso de refundación puesto en marcha tras la debacle en las elecciones andaluzas de junio y con el que la formación pretende reflotar.

Del proceso de refundación, estas fuentes explican que la Ejecutiva no recibió las conclusiones extraídas de encuestas y cuestionarios cumplimentados por los afiliados al partido. Los críticos con Arrimadas la acusan de no hacerlos públicos para parapetarse en la presidencia del partido y que el modelo bicéfalo aprobado busca protegerla. En caso de ganar las primarias, que se celebrarán el 9 y el 10 de enero, Bal se compromete a publicar los datos en cuestión, explican las fuentes.

Entre la presidenta de Ciudadanos y su 'número dos' hay "discrepancias" derivadas de las diferentes posturas en torno a varias leyes del Gobierno, como la ley del 'Sólo sí es sí', que ha generado rebajas de penas a delincuentes sexuales y ha cosechado múltiples críticas, y la 'Trans'.

Las fuentes consultadas inciden en que Bal se lee las leyes que se aprueban y que los conflictos tienen lugar cuando Ciudadanos se aleja del voto del PP, no cuando el partido vota a favor de iniciativas del PSOE.