Ayuso recurre ante el TS el currículo de Bachillerato del Gobierno: "Forma parte de un rediseño de España entera"

Educación critica que la “lideresa de la libertad” ahora quiera “censurarlo todo”

Isabel Díaz Ayuso ofrece una rueda de prensa

EFEIsabel Díaz Ayuso ofrece una rueda de prensa

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, recurrirá este lunes ante el Tribunal Supremo el currículo educativo elaborado por el Gobierno de Pedro Sánchez por considerar que "conlleva una gran carga ideológica" y "deja de lado" aspectos que la Comunidad de Madrid considera "esenciales".

Así se lo han trasladado a Efe fuentes del Gobierno regional que han reiterado que el currículo en la etapa de Bachillerato es "especialmente daniño", al ser la "más importante" ya que da acceso a los estudios superiores y universitarios.

Este lunes Ayuso ha explicado los motivos en una rueda de prensa, en la Real Casa de Correos, acompañada del consejero de Educación, Ciencia y Universidades y portavoz del Ejecutivo, Enrique Ossorio. Para la presidenta, "el Gobierno más débil de la democracia no debería destrozar así la Educación de todos los españoles" ni silenciar "el debate de algo tan importante".  "Forma parte de un rediseño de España entera", ha sostenido.

Reproches mutuos de Educación y Madrid

La ministra de Educación, Pilar Alegría, ha dicho que “pensaba” que la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, era una “alumna más aventajada” porque hace dos meses se aprobó el “decreto que ahora quiere recurrir”, y ha criticado que la “lideresa de la libertad” ahora quiera “censurarlo todo”.

Así se ha pronunciado a los medios en Vícar (Almería), al ser interpelada por el anuncio realizado por Ayuso sobre el recurso presentado al TS para la suspensión cautelar el currículo de Bachillerato elaborado por el Ejecutivo central.

Aunque ha dicho respetar las actuaciones de las distintas administraciones, Alegría ha incidido en que Ayuso “ha tardado más tiempo del que se esperaría de una alumna aventajada” para recurrir, y le ha pedido que no genere “confrontación y ruido” con un tema como es la educación de los jóvenes del país.

Por ello, le ha exigido que en lugar de esta “crispación” en materia educativa, haga “sus deberes”, en este caso aprobar los decretos que le corresponden a la Comunidad de Madrid de cara al próximo curso y sacar así de la “incertidumbre” a las familias madrileñas.

Alegría ha manifestado entender la crítica y que pueda haber “opiniones distintas”, aunque ha precisado: “no comparto la ignorancia” y ha explicado que los decretos fueron diseñados por “cientos de profesores en activo que saben lo que se llevan entre manos”, de educación y de las materias “con las que trabajan en el día a día”.

Por ello, ha solicitado el “mayor respeto” y reconocimiento a estos docentes, insistiendo en que también se han producido “múltiples” conferencias sectoriales con las comunidades, así como reuniones “unilaterales” con los distintos territorios para recoger sus aportaciones y mejorar el currículo.

Preguntada sobre las declaraciones de Ossorio sobre la supuesta carga ideológica de los libros de texto y la ausencia en estos de contenidos básicos, ha respondido que tanto él como Ayuso deberían saber cómo se pone en marcha uno de estos libros y “respetar a los editores”.

“Parece curioso que la que se presentó como reina de la libertad ahora quiera censurarlo todo. No podemos pasar en un día de ser la lideresa de la libertad a querer censurar lo que es el propio de una elección autónoma de los profesores de este país”, ha dicho en referencia a Ayuso.

En esta línea, ha recordado que, tras la aprobación por parte del Gobierno de los correspondientes decretos de enseñanzas mínimas, son las comunidades las que articulan sus propios decretos, y sólo cuando toda esta parte pública finaliza, se encargan y elaboran los libros y “luego son los profesores los que de manera autónoma y colegiada quienes deciden cuáles desarrollar o utilizar”.

El consejero de Educación, Universidades y Ciencia y portavoz del Gobierno regional, Enrique Ossorio, ha asegurado que la ministra de Educación y FP, Pilar Alegría, "debería saber" cómo funciona la inspección educativa sobre los libros de texto.

Al respecto, Ossorio ha recordado que la LOMLOE, conocida como 'Ley Celaá', se aprobó en diciembre de 2020 y hasta marzo o abril no se aprobaron los currículos. "Desde entonces estamos haciendo el 40% que nos corresponde, lleva unos plazos legales y nos está costando hacerlo (...) como nos pongamos a hablar de alumnos aventajados no sé quién va a salir peor", ha subrayado Ossorio.

Así, ha criticado que la ministra lance ese mensaje de que el Gobierno regional quiere "censurar" los libros de textos y ha asegurado que Alegría "tendría que saber de esto". "Los libros van a ser analizados por los inspectores que son unos señores funcionarios por oposición absolutamente independientes del Gobierno.

Además, el Gobierno madrileño quiere que el Tribunal Supremo valore la "insuficiencia de conocimiento y el adoctrinamiento" en los mismos. Si finalmente el Tribunal adoptara la decisión de medida cautela habría que utilizar los libros de otros años, tal y como ha detallado el consejero.

Ayuso ha anunciado que presentará un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Supremo contra el Gobierno central por el real-decreto del currículo de Bachillerato aprobado en desarrollo de la LOMLOE, así como su suspensión cautelar.

Libros "como arma arrojadiza del juego político"

La Asociación de Editores de Libros y Contenidos Educativos (Anele) ha pedido que no se utilicen los libros "como arma arrojadiza del juego político" y ha apelado a las inspecciones para comprobar si algún material educativo incurre en cuestiones contrarias a la ley, rigor o principios constitucionales.

Anele ha emitido este comunicado tras reunirse con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, después de conocerse que el Gobierno de Ayuso recurrirá ante el Supremo el nuevo currículo educativo.

La asociación destaca que el principal compromiso de las editoriales de libros y contenidos educativos "es elaborar proyectos de calidad que puedan ser utilizados por docentes y alumnado en las aulas" y ha recordado que se rigen por la ley orgánica de educación.

"A partir de estos criterios, si la inspección educativa, dentro del ejercicio técnico de sus atribuciones, detectara que algún libro o material incurre en alguna cuestión contraria a estos elementos fundamentales, somos los primeros en solicitar que se corrija", subraya en la nota.

Añade que los libros de texto que han sido citados en los últimos días en algunos medios de comunicación como ejemplo "son prototipos que aún están sujetos a cambios y que se han elaborado tomando como referencia los desarrollos curriculares establecidos en los reales decretos de enseñanzas mínimas".

"Aún no incluyen los desarrollos curriculares autonómicos y, en aquellos casos en los que se ha podido avanzar con los borradores, esta inclusión es parcial", agregan los editores en el comunicado.

Por ello, recuerda que los currículos se actualizan para adecuarlos a la nueva ley educativa, la Lomloe, y que según el calendario que marca la Lomloe, las modificaciones curriculares se debían llevar a cabo en los cursos impares de primaria, ESO y bachillerato a partir del próximo curso 2022-23.

Contra el "material sectario"

El pasado día 1 de junio, el portavoz del Gobierno madrileño, Enrique Ossorio, anunció -como había avanzando la presidenta regional- que se revisarán libros de texto y solicitar la retirada de los que considere que contienen "material sectario".

El Gobierno de España ha renovado el Bachillerato para el próximo curso será más flexible, opcional y abierto, permitirá pasar de 1º a 2º con dos suspensos y obtener el título con una pendiente, recupera Historia de la Filosofía de 2º y, también en 2º, Historia de España comenzará en el año 1812, en vez de en la Prehistoria, como ocurre ahora.

Así, el nuevo currículo se organizará en materias comunes, de modalidad y optativas (suman más de cuarenta asignaturas). Se implantará para 1º de Bachillerato en el curso 2022-2023 y para 2º, en 2023-2024.

Igual que en el resto de currículos ya aprobados este año (Infantil, Primaria y Secundaria), Educación solo fija las enseñanzas mínimas -los saberes básicos de cada materia y las horas que hay que dedicarles-. El 60 % para las comunidades sin lengua cooficial y el 50 % para las que sí la tienen.

Sobre el autor de esta publicación