Movimientos diplomáticos para la convergencia

EE.UU.

3c4c96d5cfe4bfe2d2bbd4170f24d29a58dcc269w

EE.UU. coordina con la UE la respuesta a Rusia tras despachar con los 27 desde Washington. Con esta fórmula, Joe Biden ha intensificado los contactos con la Unión Europea, a quien Putin ha tratado de ningunear sucesivas veces a lo largo del episodio de tensión generado tras los movimientos en el ámbito del territorio de Ucrania, reactivado por el reciente despliegue de fuerzas rusas frente a las líneas de defensa de ese país. La circunstancia concreta se ha venido a especificar con ajustes de interlocución entre los dos principales actores implicados -Estados Unidos y Ucrania-, además de la OTAN y la propia UE. Ello se ha materializado con la reunión de la subsecretaria Wendy Sherman con los diferentes representantes de la diplomacia europea. Sin duda, algo de incuestionable relevancia operativa en el intrincado debate entre las partes implicadas. La cuestión ahora es la actualización del hecho de que EE.UU y la entera unidad occidental defienden el nexo histórico que supone la conexión geopolítica entre Occidente, con el ingrediente distorsionante de la nostalgia soviética de Putin, y la Rusia del siglo XXI.

Sobre el autor de esta publicación