El cambio chino-americano

Biden se reúne con Xi Jinping.

| Efe

Conforme una dinámica de cumbre instrumentada por videoconferencia, Joe Biden y Xi Jinping comparten un propósito de rebajar el calor dialéctico en las relaciones chino-americanas en términos de una cordialidad, cuanto menos, poco habitual. Se vislumbra así una panorámica ignorada hasta el presente, marginándose la estampa de bombarderos chinos sobrevolando Formosa y las correspondientes réplicas norteamericanas expresadas en términos de proporcionales declaraciones. Son prácticas que se marginan desde una y otra parte. Es un tipo de relación diríase que renovada. Un clima de cumbre que define en principio un nuevo tipo de relación entre Pekín y Washington. La videoconferencia como recurso instrumental implica un tipo de trato sustancialmente distinto a lo que existía antes de que Biden y Xi convinieran este nuevo instrumento de comunicación. El cómo supone la realidad del nuevo qué chino-norteamericano. Biden trabaja en un cambio de página en la crónica de la relación entre las dos primeras potencias mundiales.