Patologías fronterizas postsoviéticas

Con la presión sobre la frontera polaca de miles de emigrantes llegados desde Bielorrusia, que repiten lo que antes sucedió en las repúblicas bálticas y ahora afecta al oriente de la UE, el compás histórico del postsovietismo, instrumentado en la complicidad bielorrusa, genera un cuadro profuso de desestabilización que altera la normalidad civil en el este de Europa. Desde el cuadro anómalo provocado por esta situación, expresada en desórdenes sistémicos y políticamente agitado, parecía llegada la hora de que, en base internacional, se abordase la cuestión y se encarase el problema que representa el estado bielorruso, cuyas insuficiencias soberanas se traducen en disfunción segura y pérdida de toda responsabilidad exigible en derecho. Las patologías fronterizas asidas al oriente europeo tienen su entero origen en la cuestión de la Bielorrusia que antaño, cumplidamente, sirvió lo suyo a las trapacerías antieuropeas de Moscú.