China acusa de manipulación a Estados Unidos

La política de defensa del presidente Biden arranca como punto de referencia con una llamada de atención sobre el rango del poder atómico de Pekín, situándolo en el techo de las 1.000 cabezas nucleares. Diversos son, en grado superior, los criterios en que cabría situarse para llegar a la estimación de la que los chinos dicen ha partido el hombre de la Casa Blanca. Pero, pertinente es considerar el conocido extremo de que fue de Biden la reflexión de que el potencial atribuido a China instaba cuantificaciones de equivalentes estimación y cuantía. Un tiempo post soviético como el de ahora establecido en Moscú, postula referencias proporcionales entre las dos realidades, tanto la soviética como la rusa, en un y otro ejército. En puridad, no hay manipulación ni cambios de magnitudes. Solo, y simplemente, repetición y seriación de enfoques.