Hungría toma el paso de Polonia

Simultáneamente, el Parlamento Europeo presiona a Ursula von der Leyen para que reaccione contra el tándem húngaro-polaco, mientras el precio del gas y lo polaco centran la cumbre regional celebrada en Bruselas. Al propio tiempo, policías polacos y alemanes hacen patrullaje en la frontera bielorrusa, frente al eventual paso de población de aquel país. En el curso de solo unas horas, el nordeste europeo registra una activación político-diplomática de muy cumplida viveza, generando un cambio de horizonte, previsible de otro punto desde las dinámicas generadas por las disidencias tanto en Polonia como en Hungría. La unión de los europeos, ahora más que nunca, resulta una necesidad tanto histórica como política.