Impulso a la autonomía estratégica de la UE

Lejos de enfriarse, y con ello amortiguarse, el rumbo para la autonomía estratégica de la Unión Europea, tema de la intervención de la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en plena sintonía con Macron, viene a conformarse un síndrome histórico de convergencias eurocontinentales en pos de un quehacer nacionalmente compartido, al margen de lo que suponen las respectivas pertenencias de unos y otros a la OTAN y a la ONU. Nada como lo convenido, conjuntamente, desde el seno de la UE, habría supuesto geopolíticamente, tanto el hecho europeo en sí como la gratificante evidencia histórica.