EE.UU. y Francia liman asperezas

Las dos superpotencias tratan de remontar los resquemores traídos por la crisis de los submarinos, generada con la venta de EE.UU. a Australia que Francia antes había convenido por la vía de las consultas previas de las partes. Admite Washington ahora que podría haberse evitado el conflicto por línea de estas consultas, entre la parte estadounidense y los aliados europeos. En otro orden de cuestiones, se aviene ahora la política exterior de la cursante diplomacia de la Casa Blanca a revisar la dispersión agresiva de haitianos arribados a territorio estadounidense por el meridional territorio de Texas. El presidente Macron conviene con Biden en que no estamos en la trama de una nueva «guerra fría». Ciertamente que no. Aunque no lo es menos que en horas bien recientes ha podido parecerlo.