Hacia la autonomía estratégica de Europa

Tal ha sido esencialmente el fondo de la afirmación de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el debate sobre seguridad internacional; en síntesis, compartida con la visión de Macron, el presidente de Francia. Desde responsabilidades y cometidos distintos coinciden en considerar que la OTAN y la ONU no aportan ópticas y análisis suficientes como este en el que la presidenta abunda, con la conclusión de que es precisa una Comunidad Europea de Defensa dentro de la estructura y peso de la seguridad de Occidente. Nunca como hasta ahora, cuando las piezas del tableo geopolítico se zarandean con el auge de los nacionalismos excluyentes, se había hecho un planteamiento tan nítido y expresivo de Europa como ecuación conjunta, en el seno de la comunidad histórica que integramos a Poniente.