¿Precisa la UE una fuerza militar propia?

Declaraciones del Jefe de Estado Mayor de la Defensa ponen sobre el tapete de la actualidad política exterior la necesidad de que la Unión Europea disponga de un papel militar de relevancia cierta. Comporta esta puntualización claves de un peso obvio. Y, además llega a sorprender que no se hubiera reparado antes suficientemente en ello por los correspondientes medios comunitarios. Claro está que en todas las realidades y en cualquier ámbito de propósitos existen referencias de proporcionalidad y adecuación entre las intenciones y aplicadas y los medios discernidos.

Lo que de una forma más amplia se viene a plantear desde la Jefatura del Estado Mayor, podría ser tanto como una ampliación de políticas y menesteres en lo habido hasta ahora; entendido este presente histórico de la UE como realidad no adecuadamente vertebrada, concebida y resuelta como sujeto actor de un discurso plenariamente político, incluido en ello lo plenariamente militar.