Presión migratoria desde Bielorrusia

Es sobre la báltica Letonia y con migrantes importados de Asia y África. Una mezcla de gentes concebida y propiciada desde la paredaña Rusia de Putin, que mueve al vecino Lukashenko como un peón en el ajedrez de las tensiones estratégicas cursantes entre Moscú y el bloque euroatlántico, dirigido a estas horas por iniciativa de un Washington en el que el presidente Biden pulsó la hipótesis de un eventual diálogo con Moscú, para la exploración de un posible nuevo marco en las relaciones entre el mundo occidental, con sus libertades, y las cosmogonías euroasiáticas del universo comunista.

La crónica de la migración inducida desde la Bielorrusia de Lukashenko sobre Letonia, es un episodio inseparable de las injerencias de Moscú en los estados del Báltico, cuyo episodio mayor corresponde a la anexión conjunta de Letonia, Estonia y Lituania por la Rusia de Stalin. Obviamente, junto a este dato de lo que ocurrió con estas repúblicas, se perfila la posibilidad de que un día sucediera lo mismo con Bielorrusia por congestión de la proximidad sintónica y, como penitencia, por la faena que le ha hecho a Lituania.