Penurias y pandemia, detonantes de las protestas en Cuba

Mientras el presidente Joe Biden tercia en apoyo de las demandas populares en Cuba contra el sistema castro-comunista, detonadas por las carencias de suministros, a las que se ha venido a sumar la tensión social generada por la falta de vacunas suficientes contra el coronavirus, sobrevienen desórdenes como los asaltos a tiendas y dispensarios públicos. Ello ha traído como consecuencia detenciones y arrestos que se han venido a sumar a las aprehensiones policiales ya reiteradas por el régimen, dentro de la sistemática totalitaria que es propia del género vigente en la isla.

Atención puntual merece la presión internacional originada por la detención de la corresponsal de ABC en Cuba, como colofón del episodio de las práctica cursantes contra las protestas. Todo un contexto propicio para que desde aquí se esquive tildar la realidad de Cuba de su condición dictatorial. Aunque sea por omisión, cabe incurrir, en desligitimación, máxime cuando se trata de la suerte de un pueblo hermano, como el de Cuba.