Vacío selvático tras el magnicidio de Haití

Hay más que una dinámica de confusión en la abrupta diversidad de los relatos sobre los hechos y las circunstancias en que se substanció el asalto y muerte del Presidente de Haití, Juvenal Moïse, y sobre la motivación de los asesinos. El caos de referencias sobre los contextos en que se dirimen las responsabilidades, atribuye las iniciativas y pretende escrutar el futuro en el corto y medio plazo del maltrecho país, cuya borrada estructura institucional determinaba sus limitaciones en términos de viabilidad histórica y su equilibrio social. Ese conjunto de insuficiencias al que se añade, como mar de fondo, el lastre de la pobreza, aporta la condición suficiente para que medrara el caos informativo sobre el magnicidio en Haití.