Piratería de estado en Bielorrusia

Un avión de la compañía Ryanair, en vuelo de Grecia a Lituania, es obligado por otro, éste de combate -perteneciente a la fuerza aérea de Bielorrusia-, a tomar tierra en el aeropuerto de Minsk, con el pretexto de la posible presencia de un artefacto explosivo en la bodega, entre las maletas de los pasajeros. Razón de peso bastante, teóricamente, para interrumpir un vuelo. Pero en realidad fue un embuste de Aleksandr Lukashenko: nada de bombas…

Es el régimen bielorruso la clave de todo. Bielorrusia es protectorado político de la Rusia de Putin. Y quien incordia a Moscú, como lo hace el periodista detenido, incurre en responsabilidad bielorrusa, tal como ha señalado Ursula von der Leyen, al denunciar la acción militar bielorrusa contra el vuelo comercial interceptado como un acto de piratería, tal y como recoge el título de este comentario. Doña Ursula tiene toda la razón.