Subsiste el despliegue militar ruso junto a Ucrania

La visita a Kiev del secretario de estado norteamericano Antony Blinken atrae la atención internacional sobre la subsistencia de la presión militar rusa junto a los límites nacionales de Ucrania. El encuentro del diplomático enviado por Joe Biden para entrevistarse con Zelenski, su homólogo ucraniano, a la vista de cómo subsiste en su entera magnitud el despliegue militar de Rusia en proximidades críticas junto al espacio de Ucrania, es un movimiento claro de cualidad de riesgo; es decir, de subsistencia de una crisis militar severa en el este europeo. De una gravedad que solo atempera la prudencia política de que hace gala la actual Casa Blanca. En términos opuestos, este cuadro militar en el oriente de Europa denota la doblez operativa del Kremlin de ahora. La cuestión no tiene nada de trivial, a la vista de lo que supone para la seguridad de una UE en proceso de consolidación dentro de la bonanza que deriva del occidentalismo solidario del presidente Joe Biden.