Una Europa divida, debate de las patentes clínicas

Teniendo como fondo clínico la previsión de otra oleada pandémica este verano, la UE aborda en Oporto el debate de las patentes. Un cruce de perspectivas para la discusión de lo que debe hacerse. El problema es uno: la pandemia vírica; pero son dos la visiones que se consideran y que encajan la solución: de una parte, la eficacia de los fármacos, de las vacunas y, de otra, el contexto social, la circunstancia, en que se sustancia la cuestión pandémica. Los comportamientos humanos pueden condicionar así, masivamente, el rendimiento clínico de las vacunas. El dato de la respuesta social al contexto vírico influye en las resultantes del remedio que se aplica, relativizando la virtualidad clínica del propio remedio. La respuesta social se produce también en términos de oleadas y es capaz de desvirtuar los rendimientos de las vacunas. Por todo ello, en importante medida, cabe entender que la UE arranque divida en su cumbre de Oporto. La condición venturosamente episódica de las pandemias explica esta división en que arranca el encuentro de dirigentes en la ciudad portuguesa.