La inestabilidad social iberoamericana

Lo que ha sido hasta ahora una imparable oleada de protestas en las calles de Bogotá contra el formato de la reforma social del presidente Duque, cuya represión arrastra numerosas muertes ha obligado, al cabo de la semana de manifestaciones ,a retirar el contenido del cambio tributario que intentó. En este tiempo la brutalidad de la fuerza pública y el ejercito ha elevado a 27 el número de manifestantes muertos en la represión, que se resuelve como efecto del fracaso de las negociaciones llevadas a cabo hasta entonces. Preciso es señalar de qué modo destaca el hecho de que desde el primer momento de esta crisis colombiana llega forzada la protesta por una gran mayoría de jóvenes que nutre la resistencia nacional contra el gobierno. Y por si algo faltara al caos social colombiano, ha sobrevenido la eclosión pandémica. Pero el desorden y la violencia suramericana no acaban ahí, en ese espacio colombiano. Sigue en el vecino Brasil, con la operación policial en Río de Janeiro en la batalla contra los delitos comunes, donde se han contabilizado 25 muertes, cuando las investigaciones policiales se centraban en el reclutamiento de menores, concretamente en el ámbito del narcotráfico. Esta inestabilidad social iberoamericana se resuelve en términos de singular violencia.