El cambio generacional afecta al bloque comunista

Dentro del relevo que las generaciones determinan en su cambio dentro del seno de las sociedades como motor de la dinámica histórica, y expresado este cambio de muy relevante manera en el ámbito de la política y dentro de ésta en el plano de las ideologías, son de resaltar las mutaciones ahora observadas en los casos de Rusia y China. En el caso ruso, Vladimir Putin corona más que absolutamente la conducción de su sistema nacional, cuya semántica pasa a la amortización de vocablo «soviético». Del caso son estas consideraciones en la concreta circunstancia de las réplicas entrecruzadas por Moscú y Washington, cuando los rusos, por boca de Lavrov, su ministro de asuntos exteriores, rebota al gobierno estadounidense cargos y responsabilidades en el asunto de Ucrania. Otro tanto de tráfico semántico desde el bloque comunista es el que acontece por parte del régimen de Pekín, con la dialéctica propia del régimen, de base marxista, creado por Mao Tse-Tung. Aquí también el cambio alcanza cuestiones sustantivas. Sólo el salto generacional explicaría lo que mejor cabría llamar emasculación dialéctica desde Pekín.