La UE apuesta a la inmunidad vírica

La elección desde el vértice de la Unión Europea de Pfizer como vacuna para lograr la inmunización del conjunto poblacional, es opción no excluyente del recurso a otras marcas digamos complementarias, dentro de una economía de riesgo postulada desde el imperativo de asegurar a toda costa la plenitud en la respuesta clínica plenaria al desafío global del coronavirus en el espacio de la UE. La globosidad terráquea del problema no es compatible con fallo en el fluir de los remedios concernidos.

Era de urgencia prioritaria que se alcanzara lo decido en términos de inmunización de grupo por Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Fallos, debilidades, todo género de incompetencias o frivolidad susceptibles de cursar en ámbitos públicos menores, sin rigor bastante son impensables en trancos institucionales como el aportado por la Comisión y la rigurosa cualidad de quien la preside.