El desafío ruso en Ucrania reactiva la tensión

De modo cierto, el despliegue de más de 20.000 soldados rusos a 100 kilómetros de la frontera de Ucrania, lo que implícitamente cabe interpretar como una violación de los acuerdos de Minsk, con los que se cerró el último conflicto militar en la zona, viene a generar una situación de alarmante desequilibrio en la zona, luego de las anexiones rusas de Crimea y la proclamación de las ucranianas repúblicas filorusas; se ha creado un cuadro geopolítico de peso bastante para que Vladímir Zelinski, desde la presidencia de Ucrania denuncie incumplimientos de lo entonces convenido. A partir de ello ha sobrevenido una situación política de alto riesgo, bastante para que el presidente Joe Biden, visto el fuste de la violación de los acuerdos en que el ámbito ucraniano continúa, en clima civil; y, desde ello, su gobierno activa contactos con la UE y con la OTAN para concertar una actuación común al objeto de que Rusia se atenga a lo acordado. Tal es la activación por el desafío ruso, de la referida tensión internacional.