El viernes, el Papa en Irak

No es poco el propósito: echar el freno a la persecución cristiana en Irak. La decisión papal supone riesgos de muy alta significación. Es el iraquí ámbito de muchas cualidades críticas, en términos muy diversos y de muy amplias acepciones de riesgo, tanto en lo político como en lo religioso; especialmente en lo religioso. Acepciones que allí, como en todo el Oriente Medio, sea prácticamente imposible separar, más por razón de estructura que por motivos de coyuntura, que todo hay por la inestabilidad, que nunca cesa ni allí ni a la entera región del Oriente al que Irak pertenece. Posiblemente sea el riesgo la condición y nota más significativa de cuantas corresponden a esta decisión pastoral del Sumo Pontífice