Los tiempos políticos según Stoltenberg

Por qué -cabe preguntarse- dice el secretario general de la OTAN «vivimos en el momento más peligroso desde la guerra fría». Porque -cabe aventurar- la herencia política de Donald Trump, de inmediato, se resuelve en un contexto de indeterminación, dado que los años previos al paso de éste por la Casa Blanca forzaron un clima internacional que debe ajustarse a los ahora cursantes tiempos de Joe Biden que, obviamente, son muy otros: ¿Cómo? de ajuste, indeterminados. Hasta que sobrevenga y resuelva el encaje entre los periodos presidenciales. De ahí que estemos a caballo del diagnóstico de Stoltenberg, como vértice de riesgo histórico. Obvio es que la discontinuidad implica inseguridad: proporcional, en todo caso, al calado del hiato histórico o político generado por la rotura que opera entre los dos mandatos presidenciales dentro de la primera potencia mundial.