Regreso birmano al golpe de estado

Con la orden de arrestar a la Nobel de la Paz Suu Ki, en la depresión totalitaria del sureste asiático, una casta político-militar contra las minorías étnicas retoma la iniciativa de la discontinuidad reaccionaria frente a los adversarios. Reaparece con ello la temible figura del general genocida Min Aung Hlaing, quien da la orden de arresto contra la citada disidente. Este retorno del golpismo reaccionario cabe interpretarlo como efecto estructural del caos étnico y cultural en que la propia Birmania se encuentra constituida y enclavada.