Biden arrancará con su golpe de timón

Con un trazado de opciones que compendia la síntesis entre la ruptura con el proyecto republicano del trumpismo y el rescate demócrata de Obama, el nuevo presidente de Estados Unidos prepara, cabe decir, un movimiento de timón en la Casa Blanca, sin precedentes parangonables en la crónica de sus cambios políticos, ocasionados, por la mutación de gobierno resultante de unas elecciones.

El cambio de rumbo que Biden tiene preparado para una ocasión como esta, de signo cortante entre la coyuntura del tiempo que se va en el trumpismo y que se despide, y la arribada del democristiano, que gusta evocar la gestión y el signo de la presidencia de Obama -con un programa de contenidos sociales y frente a la crisis en la sanidad y el vasto asunto de los once millones de los «sin papeles», así como la vuelta norteamericana del Acuerdo de París-, cabe decir que el cambio de presidente se acompaña, en esta coyuntura, de un cambio de régimen.