Vaticinios merkelianos sobre la pandemia

La aseveración merkeliana de que “lo peor está por venir”, precedida por el vaticinio de numerosas, miles, de bajas mortales por causa de la pandemia vírica, insiste en consolidar la imagen merkeliana asentada en la prudencia y el realismo como notas características de su proceder en toda su ejecutoria de gobernante.

La importancia de las apreciaciones merkelianas en este concreto particular sanitario estriba en la coyuntura en la que acontece: optimismo respecto a las virtualidades clínicas de las vacunas con “logros” capaces de ir más allá de aquello para lo que fueron concebidas en ciertos casos. Pero las capacidades de la canciller Merkel tienen alcances que van, alcanzan, capacidades estrictamente de gestión específicamente política, como la librada frente a China respecto las responsabilidades de Pekín en la génesis histórica del Coronavirus.