Drama y chiste de Guatemala

Cabe la licencia de afirmar que lo ocurrido en la República de Guatemala, con el asalto del bandolerismo encarnado en las fuerzas partidistas de los recursos económicos del Estado, ha sido tanto añadida crueldad en el asalto al bien común de los guatemaltecos, como un desafío añadido a los muchos que en la América hispana padece la causa de la democracia y el entero respeto debido a los derechos humanos en su conjunto. Que los más notorios miembros del censo partidista de un país se apliquen a la exacción de los recursos destinados a cubrir las necesidades de la nación, es cosa sita en lo no concebible. Tanto que el gentío, en proporcional arrebato, resuelve prenderle fuego a los escaños de los componentes de la Cámara parlamentaria, y de seguido, se resuelve como protesta en la correspondiente manifestación de cabreo y consiguiente protesta.