Contrapunto económico chino enmedio de la pandemia vírica

La noticia de que la expectativa económica de este año en china es un crecimiento del 2, un registro del 2 por 100 de recuperación, dentro de un contexto global de implosión por razón de la pandemia vírica, es una tasa de excepción muy manifiesta, lo que obliga a considerar qué condiciones han venido a determinar el dato de tan manifiesta excepción de Pekín al desplome global de la marcha económica en el mundo, luego de que el banco mundial hubiera previsto, al comienzo de este año, un bajo crecimiento de la economía mundial, en la cuna de Mao Tse Tung, a contrapelo de tal previsión ha obtenido el referido crecimiento cuantificado en esa singular expansión económica.

Tal singularidad obliga a preguntarse por las posibles causas de todo ello, y ahí resulta razonable admitir que la distancia entre una y otra resultante dentro del mismo conjunto mundial. Y así, en la memoria de muchos está la versión de que, supuestamente, el régimen chino, calló en un primer momento las características del coronavirus causante de la pandemia, lo que le permitió adelantarse en los procedimientos y métodos para combatir los efectos en las poblaciones del novísimo del mal novísimo. Aquel silenciamiento estratégico, habría permitido a Pekín acceder a niveles de eficacia antivírica suficientes, para concurrir en ventajas insalvables respecto a las demás economías del planeta.