Trump: riesgo gratuito de derrota política

Un castizo hubiera dicho eso de que "sólo se le ocurre al que asó la manteca”. Que al presidente de Estados Unidos -asistido por una parte un de sus consejeros- les viniera a la cabeza la idea de interrumpir su confinamiento clínico por ser portador del Coronavirus, montado en un automóvil, para un bañito de masas, postulándose así como candidato poco menos que heroico a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, ha sido pirueta de riesgo político de mucha mayor enjundia que sanitario, con mucho de éste para el Presidente candidato a continuar, y para sus acompañantes en el despropósito coral. Trump, como en el titular se dice, asumió un riesgo gratuito de derrota política, puesto que la cosa ha sido un dechado de irresponsabilidad.