Una misión de la UE para urnas limpias en Venezuela

De momento no se pueden convocar urnas Venezuela mientras no se ajusten a Derecho las condiciones , políticas imperantes en el país, sumido en una brutal dictadura de partido, surgida de un golpe de Estado por mano de Nicolás Maduro, cuyo partido fue literalmente arrasado en las últimas elecciones libres de la república aquella. Nicolás Maduro, constitucionalmente obligado a refrendarse para seguir en el poder, dio un golpe de Estado, cambiando la Constitución y, con ello, la naturaleza del juego político, con viraje de 180 grados: de democracia de partidos a dictadura de partido único. Desde tales presupuestos históricos Venezuela pasó sin solución de continuidad de democracia bolivariana, homologada en su patrón regional, al censo de dictaduras de cuño sovietizante, diversamente ahormadas conforme el patrón del castrismo cubano.

De ahí en adelante, la evolución del sistema político venezolano desplegó un haz de efectos diferenciales, resueltos en empobrecimiento sistémico del país y durezas no homologables en los menesteres policiales y en los regímenes carcelarios. Todo ello compone una realidad de difícil y casi imposible corrección y ajuste a las exigencias de una homologación y ajuste a los baremos de civilidad propios de las condiciones exigibles al Gobierno de Nicolás Maduro, a la hora de pactar el apoyo español para el cambio que plantean ofrece el régimen de Caracas. Por todo ello parece que eso que propone la iniciativa de la Unión Europea, al aire de la idea de nuestro compatriota Borrell.