Desiderata de una vacuna antipandémica global

La diversidad de marcas, con sus respectivas empresas ilustran sobre la fecunda libertad de pensamiento en el ámbito de la ciencia y el mundo de la investigación. Pero el “pan” que define la totalidad del radio, supone e implica un principio de contradicción en un empeño así. “Federar” vacunas vendría, por tanto, a significar tanto como proponer despropósito.

En pura realidad, conforme las cosas son, la aventura empresarial de las vacunas, científicamente, resultan por definición incompatibles entre sí en toda hipótesis de integración para una unidad de producto dentro un mismo mercado Cada virus se mueve en su propia entidad pandémica. Lo cual se resuelve en la conclusión de que la vacuna antipandémica global no pueda resolverse, en la hipótesis científica y periodística, más que como sueño de una siesta de verano.