El megaindulto del dictador Nicolás Maduro

Presos políticos y diputados, exiliados, inhabilitados, refugiados la mayoría en embajadas sitas en Caracas, prácticamente una de las extensas nóminas que se pueda concebir de adversarios reales imaginados por un dictador, reúnen el censo de los beneficiados por la sobrevenida iniciativa del sátrapa de Caracas, última gran floración del comunismo suramericano. Habrá que precisar las claves y resortes de esta última decisión del residente en el palacio caraqueño de Miraflores. En todo caso es de considerar la hipótesis de que alguna relación pueda guardar tal ocurrencia del megaindulto maduresco con las expectativas generadas por lo que pueda inducir el resultado de las elecciones presidenciales norteamericanas.