Inesperado acuerdo árabe-israelí en Oriente Próximo

Una imprevista flexión norteamericana en su postura histórica sobre el pleito árabe-israeli -de apoyo incondicional a la postura judía-, se ha resuelto en un giro de 180 grados para la cuestión de Palestina: asunto de importancia cardinal en la entera dinámica política del Oriente Próximo luego de la Segunda Guerra Mundial. Este es el momento en que el hecho de que hasta horas de llegar el acuerdo árabe-israelí sobre Palestina, hubiera sido Donald Trump la voz internacional más potente en apoyo de las pretensiones  de Israel de la anexión del espacio palestino, abre la incógnita mayor de estas horas. Sobreviene así la hipótesis de que haya podido terciar en este cambio alguna relación con las dificultades electorales a que se enfrenta Trump en las presidenciales de noviembre. Pero ¿es tanta la aprensión del pesimismo  trumpiano como para para imponerse un giro copernicano de tan absoluta magnitud? Sea por lo que fuere, este giro de Donald Trump, cabe decir, carece de precedentes.