Proximidad de la vacuna europea frente al coronavirus

Son motivos más que sobrados para remunerar con satisfacción el contento europeo por la noticia de la muy pronta consecución nuestra de la vacuna antivíral en el seno de la Unión Europea según, anunció Stella Kiviarides, desde Bruselas. La novedad supone tanto como nuestra homologación de la  con los logros alcanzados en el mundo occidental, junto con los chinos, que componen el grupo humano de más pronto contacto histórico con el problema del coronavirus, tanto en avances como en inesperados fracasos y sorpresas. Al fondo de este tiempo en el que aparecen balances de muertes masivas y destellos de la esperanza en una vacuna capaz frente al mal, y cobertura para las mayorías, señales como las reflejadas por Kiviriades, alientan la necesaria esperanza de la mayoría inmensa.