Trump resucita Taiwán como cuestión internacional activa

Taiwán es el ámbito final del nacionalismo anticomunista en la dilatada guerra civil entre la China continental y el último reducto del general Chiang Kai-shek en su demorado batallar con Mao Zedong, caudillo comunista creado por el marxismo-leninismo soviético. Las condiciones históricas imperantes en el correspondiente contexto histórico de la Segunda Guerra Mundial sentaron las condiciones determinantes de la base, el tronco y el remate de tan dilatada crónica de una beligerancia a muerte entre dos opuestas concepciones del nacionalismo chino, cuyo último episodio parece obra del por ahora todavía presidente de EE.UU. De la mano de Donald Trump llega pues la iniciativa de una reactivación del enclave taiwanés en el dilatado pulso sostenido entre el gigante chino y la primera potencia mundial. Lo que no está claro es si el movimiento estadounidense encontraría, de realizarse, a Trump en la Casa Blanca.