Singularidad de las próximas presidenciales en EEUU

No se tiene memoria bastante, cabalmente precisa, de unas vísperas de elecciones presidenciales en Estados Unidos como estas del 3 de Noviembre próximo, en que el actual huésped de la Casa Blanca llega ante las urnas envuelto en una pluralidad polémica de más plural significación y contenido. Desde su política frente a los estragos de la Pandemia del Coronavirus, actuando a contrapelo de la pauta más seguida por el común de los Gobiernos, e insistiendo en las supuestas virtudes de la hidroxicloroquina, junto a su esquinamiento global de los consensos en reiterado orden de cosas, el rastro de lo practicado y la huella de su rumbo, insisten en reproducir ritmo reiterado de sus disensos con los rumbos de los demás, incluso en el limitado componente de sus afines. Desde todo ello se viene a inferir la incertidumbre y la espera de lo inesperado. De apóstoles así no se deriva confianza ni  trozo alguno de escuela o de fiable compañía.