USA reactiva su tensión diplomática con China

Con el cierre del Consulado chino en Houston, el primero de los que Pekin abrió en suelo norteamericano en 1979, año en que se establecieron las relaciones entre ambas potencias, al acusar Washington a los chinos de apropiarse de información referente a los logros estadounidenses en el camino de la vacuna contra el Covid-19, se amplia el foco de una tensión de la mayor relevancia, en el plano de las relaciones internacionales, por causa del peso de la pandemia del Coronavirus, desde su rango planetario. La decisión estadounidense hay que verla en relación estrecha con los cargos norteamericanos de manipulaciones de ocultación chinas, de la mayor gravedad, sobre los alcances víricos efectivos del proceso nacido en la China misma.

Esta reactivación del enfrentamiento chino norteamericano, se produce, además en el contexto de la otra crisis abierta entre las dos superpotencias por el problema de de la asistencia americana a la población honkonesa con el régimen de Pekin, por el incumplimiento chino de las garantías de llbertades pactadas con el Reino Unido. Un asunto y el otro compone una masa crítica que obtura el acceso de la relación Washington Pekín normal y eventualmente abierta a un estatus normal. La descolonización, por allí, sigue siendo un asunto rigurosamente pendiente.