Las cuentas fiscales de Trump, leña electoral para las presidenciales

Lejos las urnas presidenciales, pero ya queman las cifras fiscales en el debe, oculto aún, de la relación presidencial de Donald Trump con el Fisco estadounidense. Propias de todo punto, por tanto, la resistencia del Hombre de la Casa Blanca a las revelaciones sobre los pormenores de cantidad en ingresos y gastos en la intimidad, procedencia y origen de sus ingresos y gastos en la óptica, singularmente plutocrática, de su patrimonio personal. Todo un punto y aparte en el paradigma sociopolítico de la Democracia Americana.

La apertura establecida a la Fiscalía de Nueva York, por mano de la Corte Suprema estadounidense a la, aunque no también a la Cámara Baja o Parlamento, cabe entenderlo como el establecimiento de un flanco de vulnerabilidad añadido a las numerosas vertientes muy polémicas; especialmente las derivadas de su relación personal con el Presidente ruso Vladimir Putín. Las nieblas emergidas de la crónica  procesal de Donald Trump, al sumarse a lo de su sostenida relación personal con el “sobrevenido zar” instalado en el Kremlin, añaden penumbras a ese horizonte electoral que cierran las urnas presidenciales del próximo mes de noviembre.