Abastecido de gasolina, inicia Maduro la ficción judicial contra la oposición

Visto la inesperada quietud de Washington ante la llegada a Venezuela de los petroleros iraníes cargados de gasolina, el vértice de la pirámide chavista, Nicolás Maduro, ha ordenado a la Fiscalía del régimen que inste del Tribunal Supremo la calificación de Voluntad Popular, VP, como “Organización Criminal con Fines Terroristas”.

La condición dependiente, del TS venezolano, reduce a mera maniobra gubernamental la instrucción cursada a la Fiscalía. A mero trámite de la dictadura chavista, en la que confluyen, ahora más que nunca, biografías de servidores suyos y del régimen remitente de esta remesa de octanos, sobre la que Donald Trump todavía no ha dicho nada. Aunque se espera.