Donald Trump carga contra la OMS

Desde la base moral que supone la gran aportación norteamericana al Presupuesto de la Organización Mundial de la Salud, dependiente de Naciones Unidas, y desde los explicables resquemores por la comparativa benevolencia que ésta aplica a los balances chinos sobre los estragos de la pandemia del Coranovirus en su contraste con los sufridos por Estados Unidos, el presidente Trump ha montado la tremolina. La proximidad de las elecciones presidenciales en EE.UU. da un alcance del mayor alcance de oportunidad política al rango del tema para el huésped de la Casa Blanca, tanto más cuando entre Estados Unidos y China se suceden los episodios de en sus tensiones de rivalidad dentro del cuadro geopolítico internacional.

La importancia global de la pandemia del Coranovirus es en lo histórico, tanto como en lo estrictamente sanitario, de una jerarquía suficiente para que el presidente norteamericano diera lugar a este lance comparativo entre entre ambas potencias.