La opción del confinamiento terapéutico

La fórmula del confinamiento domiciliario, fraterna de la opción comúnmente expresada como “resistencia pasiva”,  es una alternativa de racionalidad como respuesta necesaria ante situaciones creadas por la irrupción general de un proceso infeccioso definido en términos perentorios, insoslayables, aunque susceptibles de una réplica médica y farmacológica, buscada para el más corto plazo posible.

El abordaje del confinamiento terapéutico se efectúa coercitivamente, lo que lleva consigo tanto como una hibridación conceptual del asunto, en la medida que el confinamiento terapéutico debe estar asistido por agentes de la autoridad para que tal régimen de conducta sea seguido, espetado por el común de la población. Sobre todo cuando la cosa llega a rangos de catástrofe como los del virus ahora cursante. En ambición global de pandemia planetaria. Nunca pudo haber justificación más cumplida para un confinamiento terapéutico