Perplejidad ante una eventual pandemia por el coronavirus

coronavirus

Los datos de escala, en términos de globalidad, porque incluyen todo el planeta, de una parte, cruzado por la magnitud, asimismo global del masivo alcance de la comunicaciones de masas, han aportado las condiciones para el establecimiento de una psicosis, asimismo global, para que se generalice el temor planetario a que los efectos del coronavirus se establezcan.

La generalización de este temor a una eventual pandemia tiene su fundamento porque la percepción planetaria del riesgo responde a referencias también globales, porque planetaria es la propia base del riesgo epidemiológico. Asimismo, porque bien desde una base de ocio como la turística, al hecho de la intercomunicación masiva entre el conjunto de las naciones, se resuelve todo en una realidad global. Es decir, responde a una suerte de esquema universal de conjunto de conjuntos; lo cual se traduce a su vez en una dinámica de dinámicas.

Estamos, en cierto modo, en una complejidad poco menos que infinita. Todo temor parece asistido de una serie inacabable de fundamentos. Nunca mejor que en una coyuntura como esta se puede afirmar que el azar resulte más esquivo en lo tocante a las respuestas requeridas. Una complejidad que impera como la flor del caos.

Sobre el autor de esta publicación