Venezuela, clave identitaria de la actual Moncloa

El muy agitado debate en que se resolvió la visita a Madrid de Juan Guaidó, el Presidente Encargado de la República de Venezuela (asaltado por las hordas maduristas a su regreso a Caracas, luego de ser recibido en Washington por Donald Trump); tras de todo eso, el explosivo curso del pleito venezolano da pie a la apertura de nuevos derroteros de varia complejidad, como la directa entrada en escena por parte de Rusia en esta esta escena hispánica con un Lavrov al que siempre solíamos ver por otros derroteros para sus menesteres diplomáticos.

El envío por Nicolás Maduro de su vicepresidenta Delcy Rodríguez a darse un paseo por suelo europeo que valiera para atemperar la huella de Juan Guaidó cerca del Gobierno de Sanchez, algo tendrá que ver con el muy probable interés ruso en probar presencia de los suyos en el Occidente de Europa. Siendo ello algo más que sólo un acento dentro del mix que gobierna a estas horas en la Moncloa. Mírese como se quiera, el paisaje al que responde la mixtura ideológica que ocupa el Gobierno de ahora mismo es un diseño socialcomunista, genéticamente emparentado con el bolchevismo cubano que doctoró a Nicolás Maduro tras de su juventud al volante de autobuses.