Escándalos sobre Venezuela

Mientras el Gobierno de Trump en estas vísperas, el desenlace sobre el impeachment, parece haber tomado conciencia sobre su inopia ante la evolución interna del sistema chavista hacia un giro de radicalización irreversible del mismo por el concurso de la influencia del régimen cubano y la penetración rusa en todos los niveles del país y los resquicios de la vida venezolana; cuando el régimen dictatorial de Nicolás Maduro, de forma directa e indirecta, ha logrado bloquear el propio reconocimiento formal de Juan Guaidó como Presidente Interino de Venezuela por la victoria del centro-derecha en las últimas elecciones libres en el régimen creado por Chávez, el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, sobre la mesa del abuso comunista que padece el pueblo venezolano, en el que Rusia no ha dejado de afianzarse con penetraciones de todo género, despliega con su presencia, en el país, luego de que el Gobierno español, trufado estructuralmente por sintónicos históricos del chavismo más radical, se negara recibir a Juan Guaidó, en clave inversa el Gobierno de Sánchez, por medio de uno de los suyos aportaba algo mas que infracción protocolaria en el paso por Madrid de una segunda jerarquía política venezolana, contra el criterio de la Unión Europea.