Situación crítica para el recambio venezolano

El modo subrepticio en que el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela se ha visto obligado salir de su país, tras de los últimos graves incidentes registrados en la Primera Cámara nacional, en los que el chavismo quiso evitar que la Oposición rescatara la Mayoría, a la que corresponde la Jefatura del Estado, define lo crítico de la coyuntura por la que atraviesa la nación venezolana, dado que el Dictador Nicolás Maduro ostenta la Presidencia en forma de usurpación, porque al perder las últimas elecciones libres habidas habidas en el país en términos tan mayoritariamente deslegitimadores, debió someter su mandato presidencial a referéndum. Cosa que no hizo. En lugar de ello se sacó de la manga una Asamblea Constituyente, colocando al frente de la misma a su segundo en el chavismo.

Frente a lo cual, la Oposición vencedora en las urnas designó a Juan Guaidó, vértice de la victoria frente al chavismo, presidente virtual de la República de Venezuela. Obviamente, luego de las tentativas chavistas de bloquear la votación de la mayoría en el seno de la AN (ASAMBLEA NACIONAL) al cumplirse el periodo de vigencia del mandato de la mayoría lograda hace cuatro, la prudencia más elemental sugería que Guaidó, el Presidente virtual, se pusiera a resguardo con un viaje a la Unión Europea.