La eliminación de Soleimani, lastre para Donald Trump

Decisiones del porte de la que le llevó a Trump a ordenar la eliminación de Soleimani, el más poderoso militar de Irán, por su su responsabilidad estructural en la ocupación de la Embajada de los Estados Unidos en Iraq, puesto que era el vértice jerárquico de los activistas musulmanes adictos a Teherán, tanto en Iraq como en varios Estados de Oriente Próximo (principalmente en Siria, Líbano y Yemen); iniciativas de tal complejidad temática, envueltas en contextos como los de enfrentamiento bilateral tan agudo como los de Washington de un lado y Teherán por otro, aconsejaban medir con más calma y cuidado una decisión como la de eliminar un adversario de rasgos tan críticos como como el general Soleimani.

Desde tales premisas, tiene su entera lógica la iniciativa demócrata en la Cámara de Representantes, en el contexto políico del impeachment y en el horizonte electoral norteamericano de postular la reducción de la competencia presidencial en decisiones de política exterior, en especial, las concernientes a operaciones militares de acusada trascendencia política, como ha sido el caso del militar en cuestión.